La finca de Can Baladia cuenta con una hectárea de extensión y se encuentra situada en Argentona, en el Paseo del Baró de Viver, justo delante del camino de la Fuente Picante. El Paseo constituyó el eje vertebrador del ensanche de veraneo burgués de finales del siglo XIX y principios del XX, y en su recorrido se encuentran numerosas y bellas mansiones de esta época.

El casal de Can Baladia ya consta como existente en 1893, aunque entonces era conocido como Can Minguell-Soler, nombre de los primeros propietarios y tíos los Baladia.

El elemento arquitectónico más destacado es la torre que se alza en la esquina de la casa. Por sus características, la torre puede ser atribuida a Josep Puig i Cadafalch, aunque no constan documentos que lo permitan afirmar.

En 1924 la casa fue reformada adoptando la fisonomía que se ha mantenido hasta la actualidad.

Can Baladia se convirtió en restaurante en 1997.